Teléfono
(55) 8526 4355
De Lunes a Viernes
de 7:00 AM a 9:00 PM

Sábados de 9:00 AM a 1:30 PM

Préstamos sin aval

Todos hemos dudado en algún momento de nuestras vidas entre si pedimos préstamos sin aval o no. Una duda completamente válida y que incluso habla bien de ti: dudar y cuestionarte las cosas te ayuda a encontrar respuestas. Como nos decían en la primaria: no existen preguntas tontas. Y en lo referente a los créditos rápidos sin aval, menos. Todo lo que incumbe a nuestra cartera y crecimiento económico siempre tendrá una importancia notable que no podemos despreciar.

Los préstamos rápidos sin aval, como todo en la vida, tienen beneficios y riesgos. No hay que perder el balance; considerar ambas partes nos llena de perspectiva y sabiduría. Como ya se ha hablado en otros artículos, algunos beneficios de los préstamos sin aval son la velocidad de la respuesta que cubre perfectamente tu nivel de exigencia en una emergencia; la facilidad para solicitar créditos rápidos sin aval en nuestra plataforma web; los pocos requisitos que te solicitamos; la tasa de interés competitiva; la facilidad para hacer tus pagos, etc.

Ahora bien, ¿cuál es el riesgo más alto de los préstamos sin aval? Imagina que el 14 de febrero quieres invitar a tu novia a pasar un día muy especial y solicitas un crédito que te dará la liquidez y facilidad para no poner en riesgo tu cartera. Todo va bien, haces la solicitud de los préstamos rápidos sin aval, el sistema te aprueba porque tienes todos tus documentos en orden y no tienes problemas con Buró de Crédito o Círculo de Crédito, recibes tu dinero, pasas un 14 de febrero inolvidable con el amor de tu vida. Pero cuando llega la primera fecha de pago, te das cuenta de que no ahorraste nada para cubrir la cuota. Abres tu cartera y literal no tienes nada… Claro que no podrás hacer el pago ese día…

El riesgo es que te dejes llevar por la corriente y la emoción y los pagos te agarren por sorpresa. Desde el inicio se te indican las fechas claramente. Lo inteligente sería que fueras ahorrando con una meta diaria o semanal para que los préstamos sin aval se paguen a tiempo siempre. Todas las cuotas de penalización por retraso son muy caras; nada recomendables. Mejor prevé y sácale el mejor provecho a todos tus créditos rápidos sin aval.